linea_divisoria.jpg





linea_divisoria.jpg
feudo



Partidas. P. IV, t. 26, b. 1. Recoge M.A. LADERO, "Historia universal de la Edad Media", Barcelona, 1987, pp. 445-446.


Si falla la carga, puedes leer el texto aquí:

Qué cosa es el feudo, y donde tomó este nombre. Y de cuántas maneras es.
Feudo es un beneficio que da el señor a algún hombre porque se convierte en su vasallo, y le hace homenaje de serle leal: y tomó este nombre de fe que debe siempre guardar el vasallo al señor. Y son dos maneras de feudo: la una es cuando es otorgado sobre villa o castillo u otra cosa que sea raíz; y este feudo no puede ser tomado al vasallo salvo si se incumplen con el señor las condiciones que con él acordó, o si hiciese algún error tal por el que lo debiese perder, así como se muestra más adelante. Y la otra manera es la que dicen feudo de cámara: y este se hace cuando el rey da maravedís a algún vasallo cada año de su cámara; y este feudo puede el rey quitar cuando quisiere.
vasallaje

Si falla la carga, puedes leer el texto aquí:


"El siete de abril (año 1127), jueves, los homenajes fueron de nuevo rendidos al conde. En primer lugar,hicieron los homenajes de la siguiente manera. El conde pidió (al futuro vasallo) si quería convertirse en su hombre sin reservas y aquél respondió: 'lo quiero', después, sus manos, estando juntas entre las del conde que las estrechaba, se aliaron con un beso. En segundo lugar, aquel que había hecho el homenaje expresó su fidelidad en estos términos: 'Prometo por mi fe ser fiel, a partir de este instante, al conde Guillermo y guardar contra todos y enteramente mi homenaje, de buena fe y sin engaños'. En tercer lugar, juró sobre las reliquias de los santos. Seguidamente con la vara que tenía en la mano, el conde dio la investidura a todos aquellos que por este pacto le habían prometido seguridad, rendido homenaje y al mismo tiempo prestado juramento."

ÓRDENES SOCIALES



Si falla la carga, puedes leer el texto aquí:

Los órdenes sociales
El orden eclesiástico no compone sino un solo cuerpo. En cambio, la sociedad está dividida en tres órdenes. Aparte del ya citado, la ley reconoce otras dos condiciones: el noble y el siervo que no se rigen por la misma ley. Los nobles son los guerreros, los protectores de las iglesias. Defienden a todo el pueblo, a los grandes lo mismo que a los pequeños y al mismo tiempo se protegen a ellos mismos. La otra clase es la de los siervos. Esta raza de desgraciados no posee nada sin sufrimiento. Provisiones y vestidos son suministradas a todos por ellos, pues los hombres libres no pueden valerse sin ellos. Así, pues, la ciudad de Dios que es tenida como una, en realidad es triple. Unos rezan, otros lucha y otros trabajan. Los tres órdenes viven juntos y no sufrirían una separación. Los servicios de cada uno de estos órdenes permite los trabajos de los otros dos. Y cada uno a su vez presta apoyo a los demás. Mientras esta ley ha estado en vigor el mundo ha estado en paz. Pero, ahora, las leyes se debilitan y toda paz desaparece. Cambian las costumbres de los hombres y cambia también la división de la sociedad.
ADALBERON DE LAON, "Carmen ad Robertum regem francorum" (a.998).)

Actividades sobre los textos